La desestimación del segundo grado afecta negativamente a familiares

[ETXERAT]
El “Estudio sobre autos de desestimación de progresión de grado” hecho público ayer por el Foro Social Permanente, trabajo que agradecemos, al igual que el esfuerzo y la voluntad que el Foro Social dedica a la resolución de las consecuencias del conflicto, viene desgraciadamente a confirmar el mantenimiento de la excepcionalidad sobre la que se sustenta la política penitenciaria española en relación con nuestros familiares presos.

Los datos hablan por sí solos. Desde el pasado mes de julio hasta la fecha, el Juzgado Central de Vigilancia ha dictado 47 autos denegatorios a otras tantas peticiones de progresión de grado por parte de presos vascos. Hay tan sólo dos autos por los que se acepta la progresión al segundo grado. A fecha de 27 de setiembre, en el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria se encontraban 70 autos pendientes de resolución.

Queremos recordar que pese al nuevo tiempo que vive la sociedad vasca, la misma que reclama de forma mayoritaria una resolución justa de las consecuencias del conflicto, el 95% de los presos políticos vascos continúan clasificados en primer grado penitenciario, el de régimen cerrado, toda vez que 27 de ellos se encuentran en módulos de aislamiento de forma permanente.

Pese a que nuestros familiares presos han mostrado su disponibilidad a recorrer el camino dentro de la legalidad penitenciaria, en una perspectiva final de excarcelación, una apuesta que evidentemente los familiares y allegados compartimos, porque también nosotras y nosotros deseamos que estén lo antes posible en casa y porque a los familiares nos urge dejar de estar sometidos a una política penitenciaria que agudiza nuestro sufrimiento, las decisiones, tanto de las juntas de tratamiento de cada cárcel, como del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria (JCVP), dependiente de la Audiencia Nacional, continúan impidiéndolo.

Piden nuevos pasos a los presos y las presas, y no cabe duda de que los están dando. La sociedad vasca es consciente de ello. La progresión de grado debe responder a las circunstancias de cada preso y a su situación penitenciaria, no son lícitos autos que rechazan la progresión de grado con respuestas universales y sistemáticas. ¿Hasta cuándo vamos a tener que seguir pagando las consecuencias de decisiones con las que se saltan sus propias leyes?

La sociedad vasca, sus instituciones y agentes políticos y sociales ya se han pronunciado en la exigencia del acercamiento de todos los presos a prisiones de Euskal Herria, la libertad para los gravemente enfermos y de avanzada edad, la aplicación del criterio europeo en relación con la acumulación de condenas, junto a la superación del bloqueo en el mantenimiento del primer grado. ¿Hasta cuándo vamos a seguir siendo víctimas de esta política penitenciaria de excepción?

¡LAS Y LOS QUEREMOS VIVOS Y EN CASA!


Agenda:

Infinite Scroll Laravel 5

Iritzia:

Hau da gure egoera: giza eskubideak?

Ainhoa Larramendi Muxika - Euskal preso politiko baten senidea

"Orain Presoak" dinamikak larunbaterako egindako deialdietan egongo gara hainbat sindikatu

ELA, LAB, UGT, Steilas, ESK, EHNE, Hiru, Etxalde

Lannemezango presoon egoera judiziala

Lannemezan espetxeko euskal preso politikoak, 2018ko irailean.

Kea saldu du Espainiar Gobernuak, euskal gizartearen itxaropenarekin eta senideen sufrimenduarekin jolasten ari da

Etxerat

SOBRE REORIENTAR LA POLÍTICA PENITENCIARIA

Oihana Garmendia eta Kai Saez de Egilaz (Presoen Batzordea, Sortu)